Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Title Image

Quiénes somos: Luis Gascó

Luis Gascó

Llevo doce años casado con Cecilia. Hoy tenemos cinco hijos. Recuerdo perfectamente cómo hablábamos de que nuestro Carlos (el cuarto), era especialmente fuerte, de lo pronto que se había desarrollado y de cómo con 15 meses subía bajaba las escaleras del chalet donde vivimos, agarrándose a la barandilla pero con muchísimo valor y decisión.

Hacer este ejercicio de recordar lo que pasó no es fácil. Sobre todo porque estas desgracias no deberían ocurrir. Pero ocurren. Y el problema es que nadie te dice que ocurren, y que te puede ocurrir a ti. Como así fue.

El 8 de Septiembre de 2011, teniendo Carlos 18 meses, nos presentamos en las dependencias de Sanitas para vacunar a nuestro hijo, una vez más, y como a todos, de la vacuna que le tocaba: Difteria-Tétanos-Pertussis-Haemophilus influenzae tipo b-Polio inactivada. En este caso, del laboratorio Merck, Sharp y Dome. Un pediatra reconoció a Carlos momentos antes de la fatídica inyección. Todo perfecto, y allá fuimos con los tres pinchazos. Ojalá se pudiera retroceder en el tiempo.

Tres días más tarde, por motivos de trabajo, me embarqué en un vuelo a México. Recuerdo que lo último que hacíamos en casa era bailar en el salón con los niños, y nos reíamos mucho de cómo Carlos se divertía. Una maravillosa tarde de domingo en familia. Cecilia estaba embarazada de Mariana. Cuando aterricé y llamé a casa, me encontré con Cecilia llorando. Estaba en el Hospital de San Rafael, aquí en Madrid. Resulta que Carlos, por la noche, empezó a llorar desconsolado. Cecilia lo tenía en brazos y en un momento dado se quedó flácido. Taxi a urgencias, y empieza el calvario. A pesar de que se explica que el niño había sido vacunado hace tres días, y que al niño le pasa algo grave porque no se mueve, no parece que se le de importancia. Se pierden algunas horas, en momentos críticos para el tratamiento, y termina, por fin, ingresado en la UCI. El diagnóstico: Encefalomielitis Aguda Diseminada de etiología postvacunal.

El resultado: nuestro hijo se ha quedado tetrapléjico. Sobrevivió de milagro. Era muy fuerte. Semanas intubado, trombosis por tantos días con las vías en el mismo sitio, operación para ponerle una gastrostomía (una válvula en la boca del estómago para alimentarle con papilla con una jeringuilla de caballo…) Fueron 45 días de UCI, con Cecilia embarazada. Voy a ahorrar aquí los meses de angustia, desorientación, “ahora qué hacemos”, búsqueda de especialistas, rehabilitadores infantiles… La sensación de desahucio es tremenda .No se me olvidará mientras viva la vez que fuimos por primera vez al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

De lo que ofrece la Seguridad Social a los niños en esta situación hablaremos otro día. Es una vergüenza y un escándalo. Hoy Carlos tiene cuatro años. Va al colegio en su silla de ruedas, pero necesita atención especial de alguien que le asista porque es totalmente dependiente. No puede comer solo, no puede coger un vaso para beber, todavía no controla bien sus esfínteres… pero eso sí, gracias a Dios su discapacidad es solo física, y es el primero de su clase. Y es un niño feliz, y la luz de nuestra casa.

Por supuesto, a nuestra hija Mariana no la hemos vacunado de nada. Y está como un roble.

Mi interés es que el Estado responda ante este tipo de situaciones. Que los padres sean correctamente informados. Que se refleje con luz y taquígrafos cuales son los auténticos índices de este tipo de “efectos secundarios”. Y que se ayude conveniente y eficazmente a las familias que, por desgracia, tengan que verse en esta situación.