Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Title Image

Hazte socio

Os animamos a que os hagáis socios de Afectados por Vacunas y os beneficiéis de nuestros servicios. La cuota anual para ser socio es de 30 €.

Puedes descargarte el formulario en formato Word o Pdf. Rellénalo y mandanoslo a info@afectadosxvacunas.org

LOS DERECHOS DEL CIUDADANO A LA INFORMACIÓN EN VACUNAS

La ciudadanía tiene derecho el derecho fundamental a la información en salud. Este derecho se basa en el principio general de la autonomía de la voluntad. Hay vacunas necesarias para proteger la salud pública de la población. El beneficio-riesgo de muchas vacunas es favorable; de otras, no tanto. Las vacunas producen reacciones adversas graves y el ciudadano tiene que conocerlas para poder tomar una decisión adecuada sobre su salud. El ciudadano que quiera saber sobre vacunas tiene los siguientes derechos (no es una lista cerrada):

  • Derecho a prestar un consentimiento informado terapéutico en el ámbito de las vacunas.
  • El menor maduro (entre 12 y 18 años) tiene derecho a ser prestar el consentimiento informado siempre que el médico entienda que tiene capacidad para entender y comprender la información.
  • El ciudadano tiene derecho a que la información terapéutica en vacunas sea adecuada, real, veraz, actualizada y responsable.
  • El ciudadano tiene derecho a una información adecuada sobre las reacciones adversas graves.
  • El ciudadano dañado, o los familiares de un ciudadano, que ha sido perjudicado por reacciones adversas graves a consecuencia de la vacunación tiene derecho a un resarcimiento por daños y perjuicios. En otros países (USA, UK, Alemania, etc.) existe un Sistema de Compensación por Daños Ocasionados por las Vacunas. Esto evitaría acudir de manera sistemática a los juzgados.
  • El ciudadano tiene derecho a que el profesional sanitario analice la historia clínica y otros determinantes de salud a la hora de poner una vacuna.
  • El ciudadano tiene derecho a una test de viabilidad para ver si la vacuna le puede ser más beneficiosa o menos, conforme a su sistema inmunitario y otros determinantes de salud.
  • El ciudadano tiene derecho a que los profesionales sanitarios tengan en cuenta que el daño tenga su etiología en la vacunación y activar los dispositivos adecuados para este caso, sin menospreciar, de primeras, cualquier relación de causalidad con la vacunación.
  • El ciudadano tiene derecho a conocer que las vacunas no son obligatorias. De esta manera, el ciudadano tiene la obligación de solicitar información, así como de leer el prospecto (cuya lectura también es un derecho).
  • El ciudadano tiene derecho a que el sistema de farmacovigilancia elabore informes adecuados, y no partidistas, de causalidad daño/vacuna.
  • El ciudadano tiene derecho a una información terapéutica transparente en seguridad de las vacunas.
  • Los ciudadanos y/o familiares perjudicados por reacciones adversas graves a las vacunas tienen derecho a que las administraciones públicas y sistemas privados de salud organicen equipos especializados para realizar seguimientos a estas personas y no dejarles desamparados.
  • El ciudadano tiene derecho que la su sistema de salud realice pruebas sistemáticas de toxicidad y genéticas en el momento de detectar una sospecha de reacción adversa grave a una vacuna.
  • El ciudadano tiene derecho a que los jueces y magistrados entiendan que una vacuna puede ocasionar una reacción adversa grave.
  • El ciudadano tiene derecho a obtener una muestra de vacuna del lote al que pertenece la vacuna que le han puesto para obtener, en caso de sospecha de reacción adversa, una segunda opinión en cuanto a la calidad, composición, etc.

Equipo Legal de la Asociación de Afectados por Vacunas (AxV)