Afectados por Vacunas Blog

Propuesta de programa de compensación de daños por vacunas en España

Estados Unidos, quizá el país del mundo con la industria farmacéutica más fuerte, posee un Sistema de Compensación de Daños por Vacunas. Lo hemos comentado en este blog y en el post titulado Casi seis millones de dólares en compensar los daños de la vacuna del papiloma nos referimos en concreto a lo que ofrece el Gobierno del citado país a quienes han sufrido los daños de esta polémica vacuna.

Ahora, gracias al catedrático de Salud Pública de la Universidad de Alicante, Carlos Álvarez Dardet, conocemos un excelente artículo científico de un compañero suyo, José Tuells, de la Cátedra de Vacunología Balmis del Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP) de la citada Universidad. El título es bien claro Razones para un programa de compensación de daños por acontecimientos adversos relacionados con vacunas en España.

Está publicado en la revista profesional Medicina Clínica. Cita un contrato moral del Estado sobre la vacunación de sus ciudadanos. Repasa la situación internacional de algo inexistente en España, los sistemas de compensación de daños y después analiza la situación in Spain y concluye:

Resulta evidente, por otra parte, que las vacunas contra la gripe pandémica A (H1N1) de 2009 y contra el virus del papiloma humano sí han generado debate, controversia, solicitudes de moratoria, resistencia y ruido mediático. Algo parece haber cambiado y negar u ocultar esa preocupación no es una buena estrategia. Hay que aceptar el hecho de que en España no hubo, pero sí que hay una polémica abierta que pone en cuestión algunas vacunas, haciendo el énfasis en la preocupación sobre su seguridad, su coste-eficiencia o la debilidad de su evidencia científica.

Tuells hace una Propuesta de programa de compensación de daños por vacunas en España (PCDV):

Propósito. Compensar a las personas que han recibido un daño tras serles administradas vacunas recomendadas en los calendarios oficiales de inmunización vigentes

Administración del programa. Comisión Nacional del PCDV formada por miembros del Ministerio de Justicia y del Ministerio de Sanidad (independientes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud)

Criterios. Determinación de los criterios básicos de reclamación

Lista de compensación. Elaboración de una lista de daños compensables según tipo de vacuna, daño producido y evidencia científica existente

Lista de rechazos. Elaboración de una lista de daños no compensables por tipo de vacuna

Bases para elaborar la lista de compensación. Teoría médica que conecte causalmente la vacunación y el daño, secuencia lógica de causa-efecto mostrando que la vacunación es la razón del daño y proximidad temporal entre vacunación y daño

Comité de Revisión. En caso de reclamación no comprendida en la lista de compensación, la Comisión Nacional del PCDV designa un Comité de Revisión del caso compuesto a partes iguales por representante/s médico/s del reclamante, representante/s médico/s de la Comisión Nacional y experto/s en vacunas

Financiación. Fondos del Estado junto a aportación de los laboratorios fabricantes de vacunas al 50%

Vacunas cubiertas. Las recomendadas en los calendarios oficiales de vacunación

Revisiones. Revisión anual de la tabla de compensación de daños

Tipos de compensación. Costes de atención médica, discapacidad, pensión no retributiva

Pruebas requeridas. Balance de probabilidades referido a la evidencia demostrada, el estado del conocimiento y la plausibilidad biológica

Decisión. Evaluación del daño y compensación o rechazo de la reclamación

Comments (7)

  1. Pingback: La moda de la moda del “movimiento antivacunas” | Miguel Jara

  2. Pingback: La vacuna de la gripe de nuevo de actualidad por su inutilidad y daños | Miguel Jara

  3. Pingback: ¿Cuánto dura un elefante balanceándose sobre la tela de una araña? | Miguel Jara

  4. Tras vacunar a mi hijo de la triple vírica reglamentaria (1º DOSIS) , a los 15 meses, pasado un tiempo nos dimos cuenta de que el niño había dejado de hablar. Tras pasar por una cadena de médicos, pruebas, analíticas,…nos diagnosticaron un trastorno de lenguaje de origen desconocido (AFASIA). ahora le han hecho nuevos estudios (tiene 11 años) y le han descubierto una disfunción en el cerebro en el área del lenguaje que tiene que seguir siendo estudiada, con lo que el diagnostico pasará a ser DISFASIA, es decir, que es un daño adquirido, no de nacimiento. Yo pienso que todo ha sido causado por esta vacuna y todos los componentes que llevaba cuando se la pusieron en el año 2004.

  5. El modelo estadounidense de compensación requiere, para llevarse a cabo, liberar de toda responsabilidad a por los daños que ocasionan sus vacunas. En EEUU la industria goza de inmunidad penal respecto a las vacunas.

    Si nho feuse así los fabricantes serían responsables últimos de los daños y las administraciones estarían obligadas a reclamarles las compensaciones que se obtuviesen y posibles responsabilidades penales.

    No lo veo como una situación envidiable por el riesgo moral que supone poder sacar productos defectuosos al mercado sin miedo a ser castigados por ello. Es más sencillo denunciar los daños ante la justicia normal y contra los médicos y/o los fabricantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *